jueves, 31 de enero de 2008

Flipeando


Damos y caballeras, aviso, como suelo hacer, de que esto no es información clasificada del FBI, ni los planos de Wyoming para Dominar el Mundo, que solo son PARANOIAS UN ROLLAZO de un ente aquí presente, aunque, eso si, en un futuro espero no muy lejano os podrá ser útil para aplacar mi ira cuando sea vuestra Gran Señora ¡¡¡kya kya kya kya!!!




Los exámenes. Cruel prueba que se hace para ver cuanto te has tocado los testículos/narices/ovarios durante "X" tiempo gastando el dinero que generalmente te han dado tus padres. Porque, no vamos a negarlo, aunque muchas veces empiezas el curso, ya sea en la universidad como en el instituto, con un cierto alto grado de ilusión y ganas, con la idea de que vas a ser constante y estudiaras un poco todos los días para que no te pille el toro con los glúteos al aire, y en cuanto llega el primer fin de semana, todos esos propósitos se van a la bien llamada mierda. Admitamoslo, nadie quiere estudiar por encima de salir con los amigos así que caemos en la tentación. Y cuando queremos darnos cuenta estamos VAGUEANDO. Ahh amigos entonces te toca ponerte las pilas la ultima semana antes de los exámenes del cuatrimestre y haces de TODO por conseguir estudiar esas hojas que tienen todo lo que necesitas para aprobar. Algunos dejaran las asignaturas para septiembre sin ni siquiera intentarlo. Seguramente otros muchos compraran (compraremos) los apuntes por conseguir un poco mas de información. Si, esa información que se almacenara en nuestra cabeza y que nuestro cerebro vomitara en una hoja de papel sin saber muy bien si lo ha hecho como debe.


Ais ya esta. me conformo con este desahogo.
Soy muy pesimista. Me quedan dos exámenes, he hecho ya tres y no se como han salido, de verdad. Creía que bien, que me lo había currado, pero ayer llego mi hermana y me dijo

"Dios que ganas tengo de ser universitaria. Con tanto tiempo libre. Os pegáis una vidorra..."

¿Y que le digo yo a eso? Si un día tengo 4 clases saldré igualmente a la una como muy tarde, así que tengo hasta las tres y toda la tarde para estudiar. Debería sacar sobresalientes. Pero soy muy vaga. De todos modos, lo que me reconcome no es tener todo ese tiempo, las tardes las aprovecho. Lo que me hace tener remordimientos son estos días que nos dejan durante y antes de los exámenes: me levanto tarde y me cuesta estudiar. En resumen, lo poco que hago no me es rentable, termino sabiendo mas bien poco y eso es lo que me molesta. No se por que pero la frase de mi hermana me lo recuerda. ¿Que le puedo responder yo a eso? "Ya, es que los universitarios lo pasamos peor que tu, necesitamos mas tiempo libre porque hay mas materia y nos exigen mas". Mentira Es en este momento cuando me cuerdo del Costa. En segundo de bachillerato estudiaba tres veces mas todos los días y de unas ocho materias distintas. Quiero decir, sentía que me exigían mas, que era mas difícil y que entonces si necesitaba ese tiempo libre. Pero me sentía a gusto, sabia que había merecido la pena, creía que era algo útil que me iba a llevar a estudiar una carrera que me gustase.

En el fondo, en resumen, en conclusión: la universidad no es como yo me imaginaba. El ambiente es completamente distinto. Las clases son completamente distintas. La gente se comporta de una forma distinta. Ya no eres un/a "niñ@" no te tratan así, sin embargo, hay veces que veo a toda esa gente, que vienen de sitios tan diferentes, que parecen tan seguros,tan inteligentes, tan aplicados, con un carisma tan arrollador que termino sintiéndome como eso, como una niña, como alguien muy pequeño en un sitio en el que no encaja. Y no es que vaya a ser un desastre en los estudios, tengo claro que si suspendo alguno, de septiembre no pasa, pero...
No soy segura, agradable, lista, no pillo algunas cosas a la primera y ante todo, ahora me cuesta mucho estudiar. Es ahora cuando veo que por mas que me esfuerce, no merece la pena. De toda esa gente que me rodea, hay muchos que ya sabían todo lo que necesitaban mucho antes de que yo empezase a estudiar. Ellos sacaran buenas notas y yo aunque me esfuerce, no lo haré porque me falta esa seguridad innata que poseen.

Es ahora cuando envidio a esa gente a la que llaman "empollones". Disfrutan estudiando tal y como yo hacia cuando tenia una meta o un sueño que quería alcanzar. Hablan y se entretienen y debaten sin que nadie les diga "mmm oh si esto... es muy divertido y eh... interesante"

No se. Tengo un lío en el coco, como siempre. Olvidad lo que habéis leído.
Me siento extraña en un mundo que yo creía mio.
No se lo que quiero, que decir o hacer, no tengo ganas ni fuerzas para hacerlo, y lo mas importante, añoro cosas que nunca he conocido.

Ais... como quiero que vuelva mi ilusión.

0 palabrejas:

Publicar un comentario