lunes, 31 de marzo de 2008

Oh Capitán, mi Capitán



Llega un momento de paranoia así que si no le apetece oír mis desvaríos ( o los lee por la pura maldad de reírse de mi) va a ser mejor que cierre los ojos y gire la cabeza hacia otro lado muy señor/a mio/a, no vaya a ser que un pringoso apéndice decida vengarse por mi ¬¬


Si, El Club de los Poetas Muertos. Como no, acabo de verla ahora. Aparte de que ando en una época muy sensible y emotiva, esta película me recuerda prácticamente lo que fue para mi la clase de Ética de cuarto de la E.S.O. Soy una de esas pocas personas que pueden recordar a un propio Señor Keating. Dios, como añoro ese año...

¿Nunca has sentido como tu interior se estremece al oír una frase? ¿Al ver una palabra? ¿No has sentido nunca la pasión irrefrenable de expresar aquello que pasa por tu cabeza sin importar quien se encuentre a tu alrededor, sin importar las miradas, sin importar los murmullos de censura, sabiendo que ese grito liberador será escuchado en un pequeño rincón de la mente de alguna persona?
¿Has sentido esa ilusión capaz de empujarte, de animarte, de llenarte de fuerza intangible que recorre tu cuerpo tu mente tu alma tu ser dotándote de tal sensación de paz, de felicidad, sacando al exterior aquello que es mas puro de ti mismo, haciendo que con el simple hecho de existir parezca que puedes hacerlo todo, sentirlo todo?
Y ahora, si así ha sido, ¿qué hacer cuando se ve toda esa ilusión, esas ganas, esa fuerza, sepultadas por el miedo, las replicas, la soledad, el vacío del ambiente en silencio por no decir, por no gritar, por no susurrar esa palabras eso rumores que te despiertan y sacuden, que te llenan de esa energía?
¿Qué hacer cuando ha caído en el olvido?

Recupéralo. Recuerda, remueve esas imágenes esas sensaciones que atisbas sin terminar de ver completamente aquello que una vez fue. Recuerda, no olvides pero igualmente avanza sin detenerte, sin parar, de tal forma que esos hilos que teje tu conciencia, esa esencia de deja tras de si el paso de tu ciega pasión, ese camino que haces al no dejar de continuar, terminen trazando ese recuerdo presente, propio, tuyo, único y perfecto en si mismo por todos sus pequeños fallos.

Ais... ya no se que hacer para sacarme de esa indiferencia y resignación que han terminado por enfriar la templada ilusión de mi alma. Esa ilusión, esa energía... acababa con toda la soledad que sentía, acababa con todos lo miedos insignificantes que me rodeaban y terminaba obligando a mis labios a curvarse sin razón alguna, viendo todo desde otra perspectiva, viendo todo como algo no sencillo, pero si posible de realizar.

Así que, despierta, cierra los ojos y abre tu mente, grita o suelta carcajadas, lanza suspiros o deja que el aire se escape suavemente por tu garganta formando un gañido, míralo todo a tu alrededor sin dejar escapar ningún detalle, formando así la historia de tu vida, esa historia que al volver a recordar en ese ultimo instante consiga hacerte formar una suave sencilla y plena sonrisa.

Despierta y vuelve a vivir.

1 palabrejas:

ZampaKuto dijo...

Aish monga monga...
esa pelicula es una de mis preferidas
porque ensalza la palabra, la poesia...como un arma
Y yo me siento poderosa cuando escribo.
Pero no solo por eso...tambien porque me hace pensar mucho en lo hondo que te tocan algunas personas...
^^

Publicar un comentario