jueves, 3 de abril de 2008

De blog en blog


Si hay algo que me encanta es bloggear. Ir de un blog a otro leyendo artículos presentes y sobre todo los pasados, descubriendo sitios y sitios... y una vez que he encontrado un posible blog a seguir, se guarda en marcadores en una cartepa especifica para esa mi labor y otro día me dedico a leer entradas integras, es decir con sus correspondientes comentarios. A veces serán mas, otras serán menos. Incluso algunas tengo que dejar de leerlos, ya sea por la cantidad o por el daño casi irreparable que sufren mis ojos al ver algunas patrañas u ofensas que no se con que fin se han escrito. Bueno, miento, algunos sabes de sobra que se escriben por herir. Ya me diras tu para que quieren eso. Su vida no cambia por decirle a alguien "K puto looser" pero bueno, si ellos son felices así, vaaa pues que lo hagan. Total, cree mi humilde ser que así solo se enervan y cabrean pero bueno, lo dicho, allá ellos.

Total, yo a seguir con lo mio. Yo hago eso, busco, encuentro, absorbo la informacion la digiero y opino. Y vuelvo a digerirla otra vez. O me monto mi paranoia igual da. Y de ahi saco una entrada. Da igual ya si es un blog, una calle de mi ciudad o algo que se me ocurre derrepente.

Iba a volver con lo de los comentarios, pero al final yo hago lo mismo que ellos, ¿no? Veo, pienso y digo. Eso es lo bueno de leer una entrada y su postre, ves otras opiniones. Y esas un tanto desagradables, no constructivas, solo hirientes y un tanto "feas", no harán que deje de hacerlo.

Eso si, cuando sienta que una de ellas empieza a molestar un poco mi moral, apartaré mi vista.
Aunque luego no pueda evitar volver a mirar ¬¬

2 palabrejas:

Borja "Carcayú" Prieto Coscollá dijo...

Espero que mi blog no esté entre esos otros que son "hirientes" ^^U

Haîmat dijo...

XD Tranquilo, son paranoias mias

Publicar un comentario